domingo, 16 de febrero de 2014

Firmeza a la verdad - Dr sami El Mushtawi

A veces los demás tratan de chantajear. Tratan de ponerte entre la espada y la pared. Eso es cosa común y sucedió con el compañero del Profeta SAAD IBN ABI WAQQAS, que Dios esté complacido con él. Cuando SAAD aceptó el Islam, su madre no le agradó para nada la islamización de su hijo. Trató por todos los medios posibles, pero no pudo persuadir a su hijo para que dejara la religión musulmana y volviera a la idolatría, entonces dijo: SAAD, si no dejes el Islam haré una huelga de hambre hasta que dejes de ser musulmán y si llego a morir, va a ser infamia para ti entre todas las tribus... Efectivamente la madre de SAAD comenzó su huelga de hambre que duró tres días sin comer ni beber. Cuando SAAD vio la firmeza de su madre fue donde ella y le dijo: madre, sabe si tuvieras cien vidas y en todas ellas hicieras huelga de hambre, de igual modo no dejaría jamás la religión musulmana… Cuando vio la firmeza de su hijo, la madre de SAAD comenzó a comer y beber. Sobre este caso Allah reveló esta aleya coránica: Si tus padres se esforzaran mucho para hacerte asociar con Dios lo que no merece ser adorado, entonces no les obedezcas. Que seas bueno con ellos y les visites. Sigue el camino de la unicidad, a Mí será el retorno y Yo les comunicaré lo bueno o malo de lo que hicieron y los juzgaré por ello. (31:15).